Deconstruir el sistema de la lengua: el lenguaje inclusivo en relación con la RAE

Por Joseph Coutiño

            En los últimos años, ha habido un conflicto cultural entre los valores de respeto e inclusión y los ideales tradicionales. Este debate se ha extendido al ámbito de la lengua. Es una consecuencia natural, porque la lengua y la cultura están interconectadas estrechamente. Por lo general, se está de acuerdo en que la inclusión de todas las personas es una meta común, pero hay un discurso sobre los límites de la inclusión, especialmente en los casos que se enfrentan la inclusión y tradición. Con el tiempo, el conocimiento académico en cuanto al género ha cambiado, y en la actualidad se reconoce que hay más de dos géneros. Como consecuencia, las feministas y otros académicos han desarrollado el lenguaje inclusivo, porque las personas no binarias no encajan en el sistema de lenguaje. Sin embargo, los cambios del idioma español no suceden fácilmente. Una organización que controla y regula las normas del lenguaje es La Real Academia Española (RAE), que fue fundada en 1713 y tiene la capacidad de realizar cambios en las normas de la lengua (Scotto, 2020, p. 1). A pesar del papel crucial de la RAE en la regulación de la lengua, la Academia hasta el momento ha ignorado la existencia de personas no binarias. Si no quiere correr el riesgo de posicionarse del lado equivocado, debería cambiar su postura y adoptar el lenguaje inclusivo en cuanto al género para mantenerse con los ideales cambiantes de respetar las identidades varias.

A este respecto, ¿Qué dicen las personas no binarias? Para evitar cometer el mismo error de la RAE, es importante visibilizarlas demostrando lo que piensan con sus propias palabras. López Gómez y Lucas Platero llevaron a cabo su investigación con este mismo propósito (2018). Entrevistaron a diez personas no binarias para entender sus perspectivas varias. En una entrevista, Ezra, quien tenía 23 años y se identifica como “agénero”, reveló lo siguiente: “no tenía palabras para explicar cómo me sentía” (p. 119). Los investigadores explican que esta falta de palabras era un tema compartido entre las diez personas entrevistadas. Aunque no se refieren específicamente al sistema de género de español, López Gómez y Platero atribuyeron la falta de palabras a que “la relación entre el lenguaje y el sentido de realidad… si no existe una categoría [de identidad] colectiva, no hay de espacio simbólico en el que nombrarse de forma comprensible para sí y para otras personas” (2018, p. 119). Por lo tanto, la relación entre la lengua y el sentido provoca consecuencias dañinas cuando el idioma no refleja la realidad. Las diez personas entrevistadas no pueden integrarse con el resto de la comunidad hispanohablante porque, como señalaron los autores, no hay espacio simbólico para sí mismos. La falta de identidad expone que hay hispanohablantes no binarios que no se sienten incluidos. Dependiendo de la fuente, la proporción de personas que son no binarias oscila entre el 5% al 33%, y además continúa aumentando (2018, p. 114). La RAE no se da cuenta de que estas personas constituyen una proporción significativa. Merecen la visibilidad. El lenguaje inclusivo les daría el reconocimiento y mejor aún, un espacio simbólico para estar.

Con dicha adopción, la Academia tendría el poder de cambiar millones de vidas. Desafortunadamente, la realidad sólo ofrece invisibilidad y daño físico. De acuerdo con Josito, quien fue asignado el sexo hombre y se identifica como no binario: “Aprendí a ser masculino. A caminar y todo eso, porque me estaba preparando para ir al instituto, para no sufrir acoso. Me cambié el nombre en un intento de convertirme en un hombre en todos los sentidos. Pasan los años, y eso no se resuelve” (López Gómez y Lucas Platero, 2018, p. 120). Desafortunadamente, las personas no binarias enfrentan la violencia, y como consecuencia cambian para evitar el atropello. Nadie debería sentir la necesidad de cambiar quienes son. El lenguaje refleja la cultura, y la imagen presentada como ejemplo tiene que mejorar. La adopción del lenguaje inclusivo no es solamente un paso en el desarrollo, sino un paso clave para garantizar visibilidad para las personas no binarias.

Normalmente, los opositores del lenguaje inclusivo insisten que el lenguaje inclusivo representa la destrucción del idioma. En este sentido, la RAE publicó un informe escrito por Ignacio Bosque en el cual criticó unas guías de lenguaje no sexista. Este informe es clave para comprender la postura de la RAE en cuanto al lenguaje. Aunque incluyó varias concesiones, mantuvo que la argumentación de las guías “consiste en extraer una conclusión incorrecta de varias premisas verdaderas, y dar a entender a continuación que quien niegue la conclusión estará negando también las premisas” (Bosque, 2012, p. 2). Con respecto a dichas concesiones, Bosque reconoció la existencia del sexismo y la discriminación contra las mujeres, y aceptó que “numerosas instituciones autonómicas, nacionales e internacionales han abogado por el uso de un lenguaje no sexista” (2012, p. 3). Tanto Bosque como la RAE creen que su postura es neutral. Este es el problema: no quieren escuchar, y al mismo tiempo, quieren decidir qué aspectos del feminismo son válidos. En otras palabras, ven el lenguaje como lingüistas, pero cubren sus ojos ante las fuerzas que le dan forma.

Igualmente, Bosque excluyó algunas ideas las cuales cambian el contexto de la discusión íntegramente. Victoria Scotto, experta en glotopolítica de la Universidad Nacional de la Plata, cuestiona su perspectiva lingüística en su trabajo (2020):

Bosque no dice que el genérico es la letra ‘o’: dice que el que incluye ‘a los dos sexos’ es el género masculino… lo que él marca como la aclaración de una confusión es en verdad un duro reducto de defensa del patriarcado lingüístico: cuando dice masculino, evidencia que dentro de su argumento está el reconocimiento del sexismo de la morfología del español. (p. 4)

Bosque cometió dos errores de lógica. Primero, equiparó el género con el sexo. Se puede decir que él lo escribió en 2012 y no podría considerar que hay más de dos géneros a causa del tiempo. Sin embargo, las guías que criticó fueron diseñadas con este propósito exacto: para visibilizar las mujeres y las personas quienes no conforman el sistema binario. Actualmente en 2021, se reconoce que el masculino no representa a todas las personas. Bosque y la RAE niegan el efecto del colonialismo en la lengua. En la morfología del español, el morfema de terminación no marcado es masculino a causa del patriarcado. Es reductivo negarlo.

Con el apoyo de la RAE, el lenguaje inclusivo tendría la potencia para realizar cambios. Hay amplios factores en este debate. Por ejemplo, en un artículo escrito por Sharon Grobeisen y Daiset Sarquis (2021), las autoras afirman que solamente siete de los 42 académicos de la RAE son mujeres. Los hombres tienen una mayoría arrolladora en esta organización. Como consecuencia, la perspectiva o cosmovisión es masculina en su mayoría. Aunque, esto no es todo. Se podría decir que hay una brecha generacional entre los académicos de la RAE y las nuevas generaciones. Sin ir más lejos, Paz Battaner es la académica femenina que fue añadida más recientemente, y actualmente tiene 83 años (2017). La RAE es cuantitativamente masculina y mayor.

Llegados a este punto, cabría preguntarse si buscar el apoyo de la RAE vale la pena. Victoria Scotto indica lo mismo y se pregunta: ¿Cómo una institución afecta una lengua? La experta explica que “quizás no haya diccionario en esta lengua más consultado que el Diccionario de la Lengua Española (DLE) de la RAE, como no hay examen más legitimado de conocimiento de la Lengua Española que el que ofrece el Instituto Cervantes” (2020, p. 1). Los dos ejemplos indican concretamente la vigencia y la influencia de la Academia. Según la autora, es necesario analizar el rol de una institución en cuanto al lenguaje con la perspectiva glotopolítica. Scotto expuso la opinión experta de Elvira Narvaja de Arnoux en cuanto la glotopolítica:

La Glotopolítica estudia las intervenciones en el espacio del lenguaje, entendidas estas en un sentido amplio ya que pueden ser planificadas, explícitas, voluntarias, generadas por agentes – colectivos o individuales – que podemos identificar, o producidas “espontáneamente” sin mediadores claramente identificables. (2020, p. 2)

Para estas sociólogas especializadas en la lingüística, la glotopolítica es una herramienta para abordar los efectos de las instituciones como la RAE en el lenguaje. Su análisis indica que el lenguaje inclusivo se beneficiaría de la autoridad de la RAE.

El mundo está cambiando, y para visibilizar a las personas con identidades varias, la Real Academia Española tiene que acoger el lenguaje inclusivo. Aunque la Academia es una mayoría masculina y envejecida, también es necesario considerar que tiene el poder de realizar cambios y validar el lenguaje inclusivo en las comunidades hispanohablantes. Teniendo esto en cuenta, si se requiere su apoyo, se debe cuestionar la postura de la RAE en cuanto al lenguaje no sexista. La afirmación de Ignacio Bosque de que el masculino siendo genérico no es sexista se contradice con la evidencia de Victoria Scotto. Se trata de un sólido argumento puesto que Bosque está ignorando el feminismo. Además, la Academia debe cambiar su postura por todos los efectos reales mencionados anteriormente. Las personas no binarias están sufriendo, y es claro que el cambio es urgente. Los cambios no representan una destrucción de la lengua, sino una oportunidad para validar la existencia de millones de personas.


Referencias

Bosque, I. (2012). Sexismo Lingüístico y visibilidad de la mujer. Recuperado el 30 de noviembre de 2021, de https://www.rae.es/sites/default/files/Sexismo_linguistico_y_visibilidad....

Grobeisen, S., & Sarquis, D. (2021, el 25 de agosto). Opinión | Lenguaje inclusivo: ¿Destrucción de la lengua o lucha por la igualdad? The Washington Post. Recuperado el 1 de diciembre de 2021, de https://www.washingtonpost.com/es/post-opinion/2021/04/14/lenguaje-inclu....

López Gómez, & Lucas Platero, R. (2018). Faltan palabras! Las personas no binarias en el Estado español. Ex Aequo (Oeiras, Portugal), 38. https://doi.org/10.22355/exaequo.2018.38.08

Paz Battaner. Real Academia Española. (2017). Recuperado el 1 de diciembre, de https://www.rae.es/academico/paz-battaner.

Scotto. (2020). Apuntes sobre ciertas resistencias en el lenguaje: el género del español. Descentrada, 4(2), e120–e120. https://doi.org/10.24215/25457284e120

About Author(s)