Los norteamericanos que reinventaron a los pueblos de México: Los emprendedores extranjeros en la redefinición de la cultura y el turismo

September 8, 2020
En este artículo buscamos analizar cuál es el papel que tuvo el emprendimiento que tuvieron turistas internacionales en la reconstrucción de la cultura, la identidad y la economía de poblaciones mexicanas que habitaron de manera temporal o permanente, analizamos los caos de Taxco (Guerrero) y Álamos (Sonora), ambos en México. 
 
El papel que tienen los emprendedores transnacionales en la reconstrucción de las características culturales y de la misma actividad turística ha sido poco analizado en Latinoamérica. La presencia de los turistas generalmente es vista únicamente en términos de demanda y oferta de servicios. Pocas veces se analiza el papel que estos visitantes desempeñan en la recomposición de las identidades e incluso de las mismas actividades turísticas. 
 
El emprendimiento constituye un factor determinante en el desarrollo del turismo actual. El papel de los emprendedores toma relevancia si consideramos que son un grupo con capitales económico, cultural y simbólico que transforman no únicamente aspectos comerciales sino sociales. En los casos que analizamos, el estado mexicano no consideró este tipo de emprendimientos por parte de turistas extranjeros como proyectos aptos para brindarles apoyo. Esto se explica, en parte, porque estos individuos y el tipo de actividades que emprendían no encajaban con el modelo de desarrollo nacional que se impulsaba en el país. En el caso de Taxco, Spratling fue el fundador de un tipo de artesanías mexicanas que han sido reconocidas como parte del arte de este país. Esto no es un cambio menor, significa, dicho en otras palabras, que norteamericanos participan en la recreación de la identidad nacional mexicana. Esto contradice el cierre discursivo de los Estados-nación, pero representa una práctica cada vez más común dentro de la era global.
 
En el caso del Taxco (Guerrero), una de las mayores zonas mineras en la época colonial de México, pero con décadas sin explotación. En 1920, el norteamericano William Spratling se instala a vivir en esta localidad y decide que la venta de platería puede ser un buen negocio y comienza a diseñar anillos. Al poco tiempo su trabajo comienza a ser conocido y se convierte en una de las atracciones turísticas de la ciudad. Spratling abrió su propia tienda y un taller. Con esta labor no solo innovó en una industria poco trabajada en Taxco (artesanías con base a la plata), sino que generó una nueva fuente de empleos en una ciudad con una economía prácticamente estancada. El estilo de los diseños de Spratling no sólo se vuelven algo distinguible, sino que comienzan a ser imitado por nuevos talleres que trabajan la plata en Taxco. La propuesta estética de Spratling se convirtió en un correlato del nacionalismo posrevolucionario construido desde los muros por los pintores con los que este norteamericano había establecido una amistad como Diego Rivera o David Alfaro Siqueiros. En 1953 el gobierno municipal de Taxco nombró a Spratling como hijo predilecto, una calle fue nombrada en su honor Guillermo Spratling y se colocó una placa y un busto para celebrar esta fecha. Aunque la última década de su vida vivió fuera de Taxco, a su muerte la ciudad de Taxco le rindió homenajes y cientos de personas acudieron a las celebraciones fúnebres de Spratling
 
Alamos (Sonora) fue capital política en el noroeste de México y un importante centro minero y de producción de monedas, pero la Revolución y una crisis en el precio de la plata, convirtieron esta ciudad, en pueblo abandonado para la cuarta década del siglo XX. Es en este momento donde arribo el norteamericano William Alcorn. Él fue un emprendedor que conocía el interés que existía en ciertos sectores sociales de los Estados Unidos por adquirir casas (con características coloniales) en México, por lo que decidió invertir en la compra y restauración de las viejas residencias ubicadas en el centro. Supervisó personalmente la restauración e hizo de la compra de las casas su emprendimiento empresarial; Alcorn fijó su residencia permanente en esta pequeña localidad de México lo que era una forma de promocionar un estilo de vida. La visión emprendedora pronto dio frutos y varios compatriotas compraron casas. En pocos años empezó a generarse una colonia de casas de segunda residencia para norteamericanos.
 
La llegada de los norteamericanos a la población de Álamos permitió la inserción de grupos sociales marginados al empleo formal, esto significó una reactivación de la economía local. Entonces, la venta de los terrenos donde se construirían las casas, los trabajos de construcción de las casas y el trabajo en los nuevos negocios de servicios; en todos estos trabajos los sueldos ofrecidos eran superiores a los pagados por el mismo tipo de trabajo cuando los dueños eran mexicanos. Alcorn se convirtió en un mediador cultural entre la comunidad mexicana y los norteamericanos interesados en vivir y visitar Álamos. La constante visita de norteamericanos invitados por este personaje y la reconstrucción de la zona central generó un interés turístico, en un primero momento entre aquellas personas que estaban dentro de la red de relaciones sociales de los nuevos residentes. Esto paulatinamente produjo que los norteamericanos de la zona sureste de los Estados Unidos convirtieran a Álamos en uno de sus destinos turísticos.
 
La reconstrucción de las casas no intentó copiar o preservar de una manera fiel el estilo original de las construcciones, sino más bien conformar un estilo colonial mexicano que corresponde a la imagen idealizada que los norteamericanos tenían sobre este tipo de viviendas (Clausen 2008). Las reconstrucciones buscaban cumplir con los intereses de sus nuevos dueños: los turistas norteamericanos. Esto también se debe a razones prácticas; en el momento en que Alcorn llegó a Álamos solo quedaban en pie las fachadas de las viejas residencias coloniales, además de que no existían planos o fotos que permitieran una reconstrucción exacta. 
 
A pesar de poseer historias diferentes, Taxco y Álamos son dos comunidades que fueron parcialmente abandonadas por el estado mexicano, tanto en términos políticos como económicos. Esto generó un vació narrativo respecto a la identidad local y su posición frente al resto de la nación mexicana. La llegada de emprendedores como William Spratling y William Levant Alcorn reconstruyeron la identidad de estas localidades a partir de su particular reinterpretación de elementos ya presentes, como la explotación de la plata o la existencia de una comunidad indígena de larga historia. Las nuevas prácticas e imágenes tuvieron una repercusión tanto en el ámbito internacional como en lo local, con una fuerza tal que terminaron por obligar al estado mexicano a cambiar la integración de estos lugares a su propio discurso, pero no solo eso, generaron cambios en la misma identidad nacional. Taxco y Álamos pasaron de ser ciudades desatendidas para convertirse en centros turísticos. Y no solo ello, la identidad y vocación de estas ciudades fueron transformadas radicalmente alrededor del trabajo de los emprendedores transnacionales: de ciudades mineras pasaron a ser centros turísticos y de reproducción de la identidad nacional.
 
El artículo se puede acceder aquí
 
Cita del artículo: Velázquez García, M. A., & Clausen, H. B. (2020). Los norteamericanos que reinventaron a los pueblos de México: Los emprendedores extranjeros en la redefinición de la cultura y el turismo. Latin American Research Review, 55(1), 49–63. DOI: http://doi.org/10.25222/larr.110
 
 

About Author(s)

VelazquezGarcia_LARR's picture
Mario Alberto Velázquez García
Doctor en Sociología por el Colegio de México. Profesor investigador de El Colegio del Estado de Hidalgo, Parque Científico y Tecnológico del Estado de Hidalgo, Blvd. Circuito la Concepción, Exhacienda de la Concepción, 42162 Hgo. Temas de especialización: turismo, políticas públicas y movimientos sociales.
BalslevClausen_LARR's picture
Helene Balslev Clausen
Doctora en Migration and Anthropology por The Studies of Las Américas por Copenhagen Business School (Dinamarca). Profesora investigadora por la Universidad de Aalborg, Departamento de Cultura y Aprendizaje. A.C. Meyers Vaenge 15, A, 3000, 2450, Copenhavn SV, Dinamarca. Temas de especialización: turismo, desarrollo local y regional sostenible, transnacionalismo, participación.