Antecedentes del terrorismo de estado en la Argentina: la Sección Especial de la Policía

November 9, 2019
Portada de la publicación “Bajo el terror de justo”, donde se denuncia la represión ilegal de la Sección Especial. Editado por Socorro Rojo Internacional en 1934

¿Qué elementos deben considerarse a la hora de explicar el fenómeno del terrorismo de estado en la historia reciente argentina y latinoamericana? Cómo es sabido, el contexto de la guerra fría y los desafíos políticos que amenazaron en mayor o menor grado al orden social imperante resultan ineludibles. ¿Pero acaso el contexto nacional y mundial es suficiente para dar cuenta de la enormidad de la violencia ilegal desatada por el estado? La disposición de las fuerzas de seguridad para perpetrar masivamente crímenes de lesa humanidad en nombre de la seguridad nacional, ¿fue construida en pocos años o hunde sus raíces en la propia historia del país? El trabajo recientemente publicado en LARR, que examina la evolución de la represión contra los sectores radicalizados durante las primeras décadas del siglo XX, aporta elementos para pensar en un desarrollo de largo plazo.

Hacia la década de 1930, la creciente influencia del comunismo en el movimiento obrero argentino derivó en la creación de la Sección Especial para la Represión del Comunismo de la Policía de la Capital. Aunque el Partido Comunista no estaba proscripto, la “Sección Especial” desplegó una intensa actividad, encarcelando, torturando y deportando cientos de militantes. El accionar de este nuevo engranaje del aparato represivo estatal marcó un salto represivo, caracterizado entre otros aspectos por la sistematización de las prácticas de tortura. El hecho de que este salto se haya desarrollado bajo el gobierno pretendidamente constitucional de Agustín P. Justo resulta particularmente significativo, ya que aporta elementos para pensar la crisis del liberalismo que se manifestaba por entonces no sólo en la Argentina, sino a nivel latinoamericano y mundial. El gobierno de Justo avanzó decididamente sobre las garantías individuales y provocó una fuerte reacción en la Cámara de Diputados, al punto que un legislador de la propia alianza oficialista evaluó que la Sección Especial estaba actuando como “un Estado dentro del Estado que ha creado un nuevo Código Penal”. Esta reacción impugnadora del accionar policial, contribuye a entender la necesidad del régimen de identificarse discursivamente con el ideario liberal, a pesar de su crisis y de las propias prácticas de represión ilegal y cercenamiento de las garantías individuales propiciadas por gobierno.

Ahora bien: ¿Qué antecedentes pueden identificarse en el accionar policial y en el pensamiento de la época? Y también: ¿asumen nuevas modalidades tales prácticas a partir de la “normalización” constitucional de 1932? En esta línea, además de dar cuenta del tipo de acciones involucradas y su carácter, en el artículo indago acerca de los aspectos en los que se registran (o no) rupturas con relación a la represión previa del movimiento obrero radicalizado, tanto en lo que hace al accionar en sí mismo como a los fundamentos esgrimidos por la Policía y a las características del marco legal involucrado. Se trata de reconstruir los procesos mediante los que se fue desarrollando una estructura capaz de asumir el salto represivo en cuestión. Para eso, examino las perspectivas y operaciones policiales y estatales de las primeras décadas del siglo XX y las comparo con las de los años 1932-34. En este punto, la indagación indica la necesidad de matizar la idea de la creación de un aparato inexistente hasta ese momento, identificando la existencia y adaptación de diversas prácticas y discursos implementados previamente. Asimismo, argumento que esa adaptación conllevó la transformación, con anuencia de la Justicia, de herramientas cuestionadas aunque legales, como los edictos policiales, en instrumentos que daban por tierra con el estado de derecho. Por otra parte, recurro a las actas parlamentarias a fin de analizar las percepciones y reacciones de los distintos bloques sobre la actuación policial y judicial, atendiendo en particular a los debates que se registraron en la Cámara de Diputados, algunos inexplorados hasta el momento. De este modo, procuro una aproximación a los modos en que el accionar policial fue pensado por los representantes de las principales fuerzas políticas de la época. La evidencia sugiere la persistencia de un liberalismo que, refugiado en la Cámara de Diputados, se opone con poco éxito a la clausura de las garantías individuales.

Los resultados de la investigación evidencian también ciertos encadenamientos hacia adelante. El uso ilegal sistemático de las fuerzas policiales para la represión de sectores percibidos como una amenaza al orden social tiene una larga historia, en el curso de la cual se fueron moldeando un conjunto de discursos, prácticas y comportamientos que habilitaron la represión política durante las décadas que siguieron, hasta alcanzar un nuevo punto de quiebre con la instauración terrorismo de estado a escala masiva bajo la última dictadura militar (1976-1983). Esto no implica una evolución rectilínea ni una perspectiva teleológica, sino reconocer que la perpetración sistemática de crímenes de lesa humanidad requiere de una mentalidad que, como cualquier otra, no se forja de la noche a la mañana. La Sección Especial jugó un papel influyente y poco estudiado en el desarrollo de este ethos represivo.

 


Full LARR article can be found here.

How to cite: Benclowicz, J. (2019). “Un Estado dentro del Estado que ha creado un nuevo Código Penal”: La Sección Especial de la Policía y la criminalización del comunismo hacia la década de 1930 en Argentina. Latin American Research Review, 54(3), 623–636. DOI: http://doi.org/10.25222/larr.165

Image: Portada de la publicación “Bajo el terror de justo”, donde se denuncia la represión ilegal de la Sección Especial. Editado por Socorro Rojo Internacional en 1934
 

About Author(s)

Benclowicz_LARR's picture
José Benclowicz
José Benclowicz es Doctor en Historia por la Universidad de Buenos Aires; se desempeña como Investigador Adjunto del Concejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET, Argentina) y como Profesor Adjunto Regular del área de Historia de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), a cargo de la materia Historia Latinoamericana y Argentina. Ha publicado numerosos trabajos que abordan las luchas sociales y sus representaciones en la historia argentina del siglo XX, destacándose sus investigaciones sobre la emergencia del movimiento de trabajadores desocupados en los 90s y sobre los posicionamientos y acciones de las izquierdas hacia la década de 1930.