Enfrentando los profundos efectos de la homofobia violenta en América Latina

Por Heather Booth

Según una nueva investigación “alarmante”: “cuatro personas LGBTQ+ son asesinadas todos los días en América Latina y el Caribe” (Casaeditorialzumapaz, 2019, párr. 1). Las personas pertenecientes a la comunidad LGBTQ+ desde el comienzo de la sociedad moderna se han visto obligadas a luchar contra la persecución arbitraria, la discriminación y los graves actos de violencia perpetrados únicamente a raíz de su sexualidad. Un informe global de 2016 de Trans Murder Monitoring Project indica que de los 65 países que reportaron muertes violentas de personas trans, entre el 1 de enero de 2008 y el 30 de abril de 2016, el 78% de ellas ocurrieron en América Latina (ONU, 2016, p.1). Estas estadísticas no solo son aterradoras, sino que resulta que los asesinatos homofóbicos raramente se reportan, por lo que estos números ni siquiera se acercan al recuento real. Con demasiada frecuencia las personas LGBTQ+ son excluidas de las protecciones legales, rechazadas por la sociedad y carecen de igualdad de trato en los lugares de trabajo, los centros de salud y en las calles. Las múltiples formas de discriminación aumentan su exclusión social, afectando su salud mental y su vulnerabilidad a la violencia sexual. Debido al aumento de la homofobia violenta, las actitudes culturales tóxicas y los climas políticos duros en América Latina se hace evidente que se debe producir un cambio fundamental para resolver esta crisis de los derechos humanos.

A pesar de la legislación progresista, las ideas políticas conservadoras aún dictan el tratamiento de esta comunidad, debido a factores relacionados con la policía, la denuncia de delitos y los estereotipos. La ONU explica que “A pesar de que existe la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio [...] los investigadores se enfrentan al problema de que una buena parte de los crímenes homofóbicos no se denuncian” (Mercado Mondragón, 2009, párr. 1). Uno de los temas más problemáticos es que la policía local nunca registra oficialmente la mayoría de los asesinatos homofóbicos en América Latina. Esta homofobia institucional es especialmente evidente cuando la comunidad LGBTQ+ se acerca a las autoridades en busca de ayuda. A menudo se les niega protección y se les condena al ostracismo: “las autoridades responden con indiferencia, negligencia y hasta con desprecio [...] los medios de comunicación y la opinión pública también justifican [...] a los delincuentes, e incluso llegan a culpar a los propios homosexuales” (Mercado Mondragón, 2009, párr. 27). Además, la creciente influencia de los grupos cristianos evangélicos en los últimos años y el endurecimiento del discurso religioso fundamentalista también contribuyen a la homofobia institucionalizada. Asimismo, la homofobia personal y cultural está presente cuando los familiares optan por evitar denunciar un asesinato como homofóbico por vergüenza o miedo a las repercusiones sociales.

El clima político de un país también determina la accesibilidad a la atención médica y la progresión hacia la igualdad. Los países sudamericanos que actualmente están controlados por líderes altamente conservadores (Brasil y Chile) o por dictadores represivos (Venezuela) restringen severamente los derechos humanos. Debido a los factores estresantes extremos de la vida y la falta de justicia social se asignan mayores riesgos de salud a las minorías sexuales en comparación con la población en general. Al mismo tiempo, es mucho menos probable que los miembros LGBTQ+ accedan a la atención que necesitan: “in countries that do not authorize same-sex civil unions or marriage, same-sex couples are denied a variety of benefits. In many cases, employer-sponsored health insurance is not extended to same- sex partners, affecting their access to affordable health care” (Malta et al., 2004, párr. 5). Adicionalmente, debido a la mayor vulnerabilidad a la violencia y otras formas de persecución las personas LGBTQ+ tienen mayor riesgo de desplazamiento forzado (OPS, 2016, párr. 4).

El cuento “Las amapolas también tienen espinas” del escritor chileno Pedro Lemebel sirve como estudio de caso para comprender los peligros de mantener relaciones no tradicionales en América Latina. En esta historia de deseo, clase y homofobia violenta, un individuo camina por la ciudad buscando un encuentro sexual ignorando el riesgo asignado. La historia termina con la muerte del individuo a manos de su pareja sexual. Para la comunidad LGBTQ+ expresar libremente la propia sexualidad es un riesgo, que a menudo termina en formas extremas de dolor tanto emocional como físico. Lemebel utiliza la metáfora de una rosa para significar la belleza del amor, mientras que las espinas representan los dolores de la humildad, la pérdida y el asesinato. El autor de Tengo miedo, torero escribe: “El corazón gitano de las locas que buscan una gota de placer en las espinas de un rosal prohibido” (Lemebel, 1995, párr. 8). Lemebel insinúa que el placer y el deseo se confunden con el peligro y la muerte, asumiendo una marginalidad “gitana” y nómade que da cuenta de una ciudad regida por la moralidad cristiana. Adicionalmente, la tonalidad roja de las amapolas se relaciona con la metáfora de la rosa, sin embargo, su simbolismo es representativo de quienes han muerto en manos de la violencia homofóbica y la desensibilización de la realidad. Lemebel usa flores para representar los peligros del placer y estas funcionan como recordatorios textuales de cómo los miembros LGBTQ+ no pueden ganar en la sociedad (Francis, 2016, pp.18-32).

Si bien la historia es paralela a los problemas sociales y brinda un trasfondo histórico del clima político de Chile, también comenta sobre el tema de la prensa. Lemebel reflexiona sobre los titulares de las noticias que se publicarían en relación con este incidente: “En la mañana las excedencias corporales imprimen la noticia. El suceso no levanta polvo porque un juicio moral avala estas prácticas” (Lemebel, 1995, párr. 7). Explica que debido a que esta actitud cultural apoya la homofobia no se tomarán más acciones para hacer justicia a la víctima. También afirma: “‘El que la busca la encuentra’, ‘Lo mataron por atrás’ y otros tantos clichés con que la homofobia de la prensa amarilla acentúa las puñaladas” (Lemebel, 1995, párr. 7). La historia destaca cómo la prensa presenta falsamente estos asesinatos como consecuencias merecidas en lugar de arrojar luz sobre cómo estos asesinatos son extremadamente problemáticos. A través de sus representaciones gráficas de la sexualidad reprimida y la violencia “Las amapolas también tienen espinas” es un paralelo directo de la homofobia en la sociedad latinoamericana y expresa la necesidad de un cambio sustancial en las actitudes culturales.

En combinación con las inquietantes descripciones y las metáforas ocultas de Lemebel, vemos el prejuicio generalizado de que este tipo de relación es propensa a la violencia severa, la represión y la persecución arbitraria. Néstor Perlongher, famoso poeta argentino, reflexiona sobre la gravedad de este tema: “Mira mucha gente se fue durante la época de la dictadura, porque era insoportable ser gay en la Argentina. Era cosa de salir a la calle y que te llevaran. Ni siquiera te agarraban porque hubieras tenido sexo con alguien; era por tu manera de caminar, por el pelo largo, por el look” (Cid, 2004, párr. 23). Esta combinación de homofobia institucional/cultural y discriminación política hace que sea casi imposible ser abiertamente gay en América Latina. David Francis, profesor de la Universidad de Harvard, afirma: “Instead of depicting a cosmopolitan Chilean democracy of inclusion in the post-dictatorship nation, the chronicle graphically imagine [...] a neoliberal discourse in which gay sex is reconstituted by the logics of capitalism” (Francis, 2016, p.18). Incluso las democracias fuertes con movimientos sociales bien organizados pueden experimentar reveses bajo administraciones gubernamentales altamente conservadoras. Por ejemplo, la administración Trump revisó las regulaciones contra la discriminación, eliminó las preguntas sobre orientación sexual e identidad de género de las encuestas nacionales y prohibió que los reclutas transgéneros se unieran al ejército.

Dada la ausencia de acción administrativa local y el reciente aumento de la violencia homofóbica, se hace evidente que se debe producir un cambio fundamental. Un plan debe incluir una acción gubernamental unificada, la reforma del sistema educativo y el cambio de actitudes culturales. Los tribunales internacionales no pueden proteger los derechos de las personas LGBTQ+ debido a las legislaciones específicas de la región y el país. Por lo tanto, los gobiernos locales deben comprometer sus esfuerzos para proteger los derechos humanos. Organizaciones como la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) y los movimientos sociales deben unirse, crear conciencia y ejercer presión sobre los funcionarios locales. Primero, estos grupos deben unirse para eliminar las leyes discriminatorias, apuntando a países específicos uno a la vez. Luego estas organizaciones deben presionar a los funcionarios para que completen investigaciones minuciosas, compensen a las víctimas y protejan a quienes enfrentan discriminación sexual o basada en el género. Además, el sector de la salud debe mejorar el acceso equitativo a todos sus servicios para las personas LGBTQ+. Por otro lado, el cambio de las normas culturales debe comenzar con la educación. Las escuelas deben incluir un plan de estudios relacionado con la lucha por los derechos LGBTQ+ en las lecciones de Historia, pues enseñar a los niños sobre este tema a una edad temprana evitará la continuidad de la discriminación y las suposiciones negativas sobre esta comunidad.

Los paralelismos sociales en “Las amapolas también tienen espinas”, la violencia continua con respecto a la orientación/identidad sexual y la falta de derechos humanos exponen la imperiosa necesidad de una reforma política y cultural: “Discriminatory policies deeply affect transgender people lives, their health status and healthcare access [...] legal recognition of one’s gender identity is not only essential for a person’s dignity, but also necessary to ensure access to the most basic services, including legal identification, formal education, employment, social security, health services, public safety and legal protection.” (Malta et al., 2004, párr. 6). Entre muchos otros temas culturales importantes (racismo, sexismo, etc.), la lucha por la igualdad LGBTQ+ perseverará con un activismo continuo y presión aplicada para la reforma de políticas. Con las fuertes voces de las generaciones más jóvenes existe la esperanza de que los países latinoamericanos y los Estados Unidos puedan redefinir los derechos humanos y lograr una verdadera igualdad para todos. 

This article was published through the Concurso de escritura Panoramas in the Department of Hispanic Languages and Literatures at University of Pittsburgh. Heather Booth's essay was one of the three winners chosen. 

"My name is Heather Booth! I'm currently a junior majoring in Biology, minoring in Spanish and Chemistry, and pursuing a certificate in the Conceptual Foundations of Medicine. My intense passion for the Spanish language began by teaching myself terminology in the 5th grade. A few years ago, I traveled to Costa Rica with my family. This memorable experience heightened my devotion to this incredible language as it allowed me to connect with locals and understand their life stories, traditions, and customs. In the future, I hope to study abroad in Latin America to further advance my proficiency and knowledge of colloquialisms. If granted the opportunity to become a doctor, this bilingual ability will help me truly understand the needs and perspectives of my patients. Breaking the language barrier and advocating inclusive medical devices are just a few of the ways I plan to reform this unjust system and acquire equitable access to health care for all."

 

 


 

Referencias

Casaeditorialzumapaz. (2019). Estudio revela asesinatos LGBT a niveles ‘alarmantes' en América Latina - Soacha Ilustrada soachailustrada.com. Soacha Ilustrada. https://soachailustrada.com/2019/08/estudio- revela-asesinatos-lgbt-a-niveles-alarmantes-en-america-latina/.

Cid , J. (2017). Vasos comunicantes del neobarroco: sobre las escenas y sentidos compartidos entre las obras de Néstor Perlongher y Pedro Lemebel. Acta literaria, (55), pp. 51-67. https://dx.doi.org/10.4067/ S0717-68482017000200051

Francis, D. (2016). Rewriting the dead in Pedro Lemebel’s “Las amapolas también tienen espinas”. Textos híbridos, (5), pp. 15-37. Recuperado de https://textoshibridosblog.files.wordpress.com/2017/05/david- francis.pdf

Lemebel, P. (1995). Las amapolas también tienen espinas. Lucero, 11 (1). Recuperado de https:// web.uchile.cl/publicaciones/cyber/08/plemebel.htm

Malta, M., Cardoso, R., Montenegro, L., de Jesus, J. G., Seixas, M., Benevides, B., das Dores Silva, M., LeGrand, S., & Whetten, K. (2019). Sexual and gender minorities rights in Latin America and the Caribbean: a multi-country evaluation. BMC international health and human rights, 19 (31) 1. https:// doi.org/10.1186/s12914-019-0217-3

Mercado Mondragón, J. (2009). Intolerancia a la diversidad sexual y crímenes por homofobia: Un análisis sociológico. Sociológica (México), 24 (69), pp. 123-156. Recuperado en 12 de abril de 2021, de http:// www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-01732009000100....

Organización Panaméricaine de la Santé (2016). La ONU en América Latina y el Caribe llama a eliminar barreras que aumentan la exclusión social de las personas LGBTI. Recuperado de https://www.paho.org/ hq/index.php?option=com_content&view=article&id=12035%3Aonu-lac-eliminar-barreras-que- aumentan-exclusion-social-personas-lgbti&Itemid=135&lang=fr 

 

About Author(s)