Costa Rica: Lidera en acción climática y en la sostenibilidad

March 16, 2020

En enero de 2019, Costa Rica anunció su Plan de Descarbonización 2018 - 2050 con el objetivo de ser una economía de cero emisiones netas en el 2050 según el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE). Costa Rica es uno de los primeros países en proponer un plan tan ambicioso; asi es esperado que aparescan algunos desafíos a medida que estas iniciativas se pongan en práctica, como por por ejemplo garantizar que la economía no sufra y como consecuencia, no sufran los costarricenses. Esto es la idea de sostenibilidad que se define como la capacidad de lograr las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras con respecto al uso y los desechos de recursos naturales. La sostenibilidad se visualiza como un diagrama de Venn que contiene los subsistemas económicos y sociales; el bienestar de la gente está en el centro. El subsistema ambiental envuelve a los otros dos. La sostenibilidad ambiental es la más importante porque si el medio ambiente proporciona menos o peores recursos, entonces se debilita el beneficio de todos en el sistema social y disminuye la producción económica (Thwink 2014). El Plan Nacional de Descarbonización para lograr la neutralidad de emisiones de carbono cumple con los tres pilares fundamentales de la sostenibilidad: el medio ambiente, la economía y la sociedad.

Debido a que los efectos sobre el medio ambiente son más evidentes y la lucha contra el cambio climático es la máxima prioridad, primero se discutirá la sostenibilidad ambiental. Hay cuatro opciones amplias para la mitigación: reducir demanda de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero, descarbonizar el suministro de energía, cambiar de combustible de los usos finales y aumentar los sumideros de carbono (MINAE 2015).  Costa Rica ya ha logrado una red eléctrica que es 98% sin emisiones y además, un programa de reforestación que ha resultado en más de 52% del territorio del bosque sea cubierto (MINAE 2018). Aumentar el área del bosque tiene muchos aspectos positivos para los ciudadanos y la vida salvaje. Primero, los árboles emiten oxígeno y absorben anhídrido carbónico lo que es beneficioso para la salud humana porque los humanos necesitan oxígeno para respirar. Además, los bosques filtran los contaminantes del agua y el aire. Costa Rica es el hogar de muchas especies de animales y plantas que no viven en ningún otro lugar del mundo; por eso, es muy importante proteger los territorios deshabitados de seres humanos. También, el servicio más grande provisto por Costa Rica es ecoturismo y necesita los paisajes deslumbrantes que anhelan las personas de otros lugares conocer porque no pueden encontrarlos en ningún otro lado. Por último, muchas personas encuentran que la naturaleza y el acceso a los espacios verdes son relajantes y rejuvenecen la mente y el espíritu. 

Ahora, el desafío más grande a la descarbonización es el sector de transporte el que contribuye con dos tercios de las emisiones totales del país. El gobierno implementó la ley 9518 que ayudará electrificar el transporte. Según Climate Action Tracker, todas las formas de transportación pública de origen fósil serán reemplazados con los modos de renovables lo que conducirá a cero emisiones; para la transportación privada, el gobierno costarricense promociona el uso de los autos eléctricos a través de los incentivos financieros como los beneficios fiscales y los incentivos no financieros. Esto resultará en una reducción del 19% de las emisiones (Climate Action Tracker 2019), que significa una disminución de 11.000 gigatonelades de carbono ahora y a menos de 6.000 gigatonelades en 2050 (MINAE 2018). Además, mayor acceso al transporte publico alimentado por energías renovables significa menos congestión del tráfico y contaminación del aire; por esto, la vida de los ciudadanos será mejor física y mentalmente. Esta ley es un ejemplo de una práctica sostenible que piensa en el medio ambiente, la economía y la gente.

El plan de descarbonización creará “una economía que responda a los cambios del contexto mundial, transitando hacia una economía verde, que promueve el uso y aprovechamiento sostenible de recursos naturales” (MINAE 2018). ¿Cómo transformará Costa Rica su economía en una que tenga cero emisiones netas mientras promueve el crecimiento económico? Se incluyen la modernización de los proveedores de energía, nuevas inversiones y la Reforma Fiscal Verde. Unos proveedores de energía son Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE), Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) (MINAE 2018). Según el plan, RECOPE comenzaría la investigación de los combustibles alternativos como hidrógeno y biocombustibles. Además, existen incentivos fiscales para las importaciones de equipos y materiales locales que son usados por la industria de las energías renovables. Estos incentivos fiscales hacen más fácil para los negocios que quieren ser neutro en carbono obtener los materiales necessarios. Por lo tanto, los negocios se verán recompensados por sus esfuerzos para hacer que el país sea más sostenible y al mismo tiempo, será útil para los proveedores que están transformando sus compañías en cero emisiones netas.

Ahora, el país depende de los ingresos públicos de combustible, los que representan 12% de los impuestos así que una reforma fiscal verde es vital para los ingresos públicos nuevos. Muchas personas están inseguras sobre la descarbonización porque el gobierno pediría estos ingresos públicos. En respuesta a esta incertidumbre, el gobierno propone una reforma fiscal verde para “desacoplar los ingresos del Ministerio de Hacienda de la venta de gasolina y avanzar en la fijación de precios al carbono” (MINAE 2018). José Pablo González Espinoza y Laura Rodríguez Berrón, quienes son investigadores en la Universidad de Costa Rica, analizaron los beneficios y las desventajas de impuestos verdes, específicamente in Costa Rica. Ellos concluyeron:

“…Podemos afirmar que la introducción de tributos medioambientales en el marco de una neutralidad recaudatoria - reduciendo la imposición tradicional sobre el capital y el trabajo - puede generar varios beneficios. En primer lugar, a través de los tributos medioambientales se propicia la reducción de actividades contaminantes; en segundo lugar, se eliminan las distorsiones económicas creadas por la imposición sobre el ahorro y los salarios y por último, siempre y cuando se reduzcan las cargas sociales a cargo de los patronos, se incide positivamente en los índices de empleo del país” (González Espinoza 2008, 302).

La investigación de González Espinoza y Rodríguez Berrón demuestra la eficacia de impuestos verdes para producir crecimiento económico. Además, de acuerdo con los investigadores, el plan propone políticas que reduzcan la contaminación a través de los tributos medioambientales de las externalidades negativas.

Por último, el país ha experimento un aumento en el producto interno bruto (PBI) como reporta a The World Bank. La tasa del PBI per cápita continúa creciendo en los últimos años; por ejemplo, en 2015 fue 2.3%, 3.0% en 2016, 3.6% en 2017 y 4.2% en 2018. Costa Rica primero implementó algunas políticas sobre el plan de descarbonización en 2017 y el PBI aumento casi 30 mil millones US dólares desde que comenzó la moratoria al petróleo, mostrando una reacción positiva al plan (World Bank Group 2019). Todos los hechos muestran que la transición a una economía de cero emisiones netas es alcanzable y además la economía se beneficia por estos green cambios.  En la última década, la economía se ha basado en servicios como el ecoturismo y su crecimiento económico ha sido respaldado por inversiones en capital humano y natural (Granoff 2015). Por eso, la reforma fiscal verde, muestra que puede ser ventajoso para el medio ambiente y a la economía costarricense.

También, en relación a la economía y la sociedad, el gobierno de Costa Rica incluyo estrategias laborales para una transición justa. El plan expresa: “Se reconoce que la viabilidad política de estas grandes transiciones está asociada al proceso de adaptación a las oportunidades y retos que surgirán en mercado laboral” (MINAE 2018). Así, el gobierno propone que la reforma fiscal verde y las inversiones nuevas proveerían los ingresos públicos para programas de entrenamiento en la transición para los obreros de combustibles fósiles adaptarse a la energía limpia (MINAE 2015). Esto no solo anima la transformación socioeconómica de Costa Rica, pero también, empodera a la gente y su bienestar.

Además de la transición justa, el plan de descarbonización contiene estrategias para promover cambios educativos y culturales. A través del programa nacional de neutralidad carbono, las organizaciones pueden recibir después de terminar una evaluación de emisiones y de actividades de reducción (MINAE 2015). El programa ofrece la oportunidad para compensar las emisiones; esto es beneficioso para el estado de neutralidad de emisiones de Costa Rica y para las compañías más pequeñas que no paguen los impuestos sobre el carbono. Por último, las transformaciones sociales serán encabezados por las comunidades. MINAE indica: “Costa Rica… [está a favor de la implementación de los sistemas productivos sostenibles en las áreas rurales con índices de desarrollo humano más bajos y mayor vulnerabilidad al cambio climático en las áreas productivas prioritarias durante un tiempo de 10 años entre 2016 y 2026” (MINAE 2015). El gobierno confiere el poder a las comunidades para hacer cambios basadas en sus propias creencias e ideales culturales (MINAE 2015). Además, los ciudadanos recibirán educación para poder combatir los impactos de cambio climático por su cuenta propia. El Plan Nacional de Descarbonización (2018) ha mostrado ser una política economía verde que beneficia a todos y  “Sin dejar a nadie atrás”.

En su ensayo, González Espinoza reitera: “Recordemos que la degradación ambiental implica un problema de justicia, pues la inequidad incluye no solamente una mala distribución de la riqueza, sino también de los riesgos aparejados a dicha degradación” (298). Esto es el principio fundamental de la sostenibilidad y sus tres subsistemas:  el medio ambiente, la economía, la sociedad. El Plan Nacional de Descarbonización ha demostrado que explicaron estos tres aspectos cuando redactaron este plan. Costa Rica lidera la lucha contra la crisis climática, además de mejora la economía verde y empoderar a su gente.

REFERENCES

  1. Costa Rica. (2019). "Climate Action Tracker". Retrieved Saturday, November 16, 2019.
  2. El Ministerio de Ambiente y Energía. (2015). "Costa Rica’s intended nationally determined contribution".
  3. El Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica. (2018). "Plan de Descarbonización: Compromiso del Gobierno del Bicentenario".
  4. González Espinoza, José Pablo; Rodríguez Berrón, Laura.. (2008). "La reforma fiscal verde en Costa Rica.".
  5. Granoff, Ilmi; Araya, Monica; Ulbrich, Phillip; Pickard, Sam; Haywood, Caroline. (2015). "Bridging Costa Rica’s green growth gap: How to support further transformation toward a green economy in Costa Rica.".
  6. The World Bank Group. . (2019). "World development indicators: Costa Rica.".

About Author(s)

Emily Colosimo's picture
Emily Colosimo
Emily studies Environmental Science, Spanish, and Geographic Information Systems at the University of Pittsburgh. She is interested in studying biogeography or working in conservation.