El Día de la Memoria en Argentina

October 20, 2016

Hoy, el Día de la Memoria, Verdad y Justicia, marca el trigésimo octavo aniversario del golpe de estado en Argentina. Después de la muerte de Juan Perón en 1974, su esposa Isabel asumió la presidencia, pero su débil gobierno fue breve. Cayó el 23 de marzo de 1976, cuando los comandantes en jefe de las fuerzas armadas, Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti tomaron control del gobierno, comenzando una nueva dictadura.

 

Los militares la bautizaron “Proceso de Reorganización Nacional”, y hablaron de una nación sin “elementos subversivos.” Estos elementos incluyeron jóvenes intelectuales, militantes comunistas, artistas, y todos quienes que pensaran diferente que el gobierno y se atrevieran a insinuarlo. Los militares secuestraron, torturaron y asesinaron masivamente durante este período. Entre 1976 y 1983, la dictadura “desapareció” aproximadamente 30.000 personas. Hoy los argentinos celebran este feriado nacional que recuerda las atrocidades de la dictadura.

 

Aquellos directamente golpeados por la represión y las desapariciones han organizado varias actividades para recordar a las personas desaparecidas. Las famosas Madres de Plaza de Mayo marchan por las calles. Diversos eventos artísticos y discusiones sobre  derechos humanos tienen lugar en todo el país. Aunque la tristeza y el luto marcan esta fecha, se trata también de un día para celebrar la democracia y el diálogo,  de recordar para que nunca mas se repita.

 

Sin embargo, algunos cuestionan el papel del feriado. En particular jóvenes que no experimentaron la violencia de la dictadura creen que la presencia constante de este evento histórico previene que el país se mueva hacia el futuro.

 

Hace casi un año, yo viajé a Argentina para hacer una investigación acerca de la memoria colectiva de la dictadura. En este estudio, entrevisté diez estudiantes universitarios de Rosario para analizar su memoria del evento y sus opiniones sobre la conmemoración de lo que pasó durante esta época. Parte de la generación nacida después de la dictadura, estos estudiantes recordaban los acontecimientos a través de los relatos de sus padres y de los medios. Con este proyecto pequeño, descubrí que algunas de las personas de esta generación recuerdan la dictadura sin convicción, o sea la recuerdan como una imposición cultural. Y algunos no están de acuerdo con la importancia que el gobierno da a la memoria y este feriado.

 

A través de la investigación también  encontré que muchos de quienes se oponen a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tratan de minimizar la  importancia del recuerdo de la dictadura. Cristina y su predecesor y marido Néstor Kirchner fueron Montoneros -una de las organizaciones golpeadas más duramente por la dictadura. Durante la presidencia del segundo, juicios contra los oficiales de la dictadura por violaciones a los derechos humanos fueron reabiertos. . Quienes discrepan con las políticas de los Kirchner creen que las acciones en relación a la memoria y justicia constituyen estratagemas políticas. Algunos de los estudiantes que yo entrevisté dijeron cosas como “[los juicios crean] un rencor que ya no está más, miran al pasado” o “[Cristina] indirectamente quiere aparecer como líder de los derechos humanos.” Por eso algunas personas, y tal vez en mayor proporción las que nacieron en el tiempo de la democracia, no quieren oír más acerca de este tema.

 

Hoy en día este feriado no sólo marca la memoria, sino tal vez también un cambio en la actitud nacional hacia el tópico de la dictadura. En relación a la importancia del Día de la Memoria, Verdad y Justicia, un amigo argentino me dijo, “la verdad es que la mayoría de la gente no sabe por qué es el feriado.” A medida que el paso del tiempo separa las acciones violentas de la dictadura de la democracia presente, algunos quieren que el trauma quede en el pasado para que Argentina pueda moverse hacia un futuro diferente.

 

About Author(s)

Madeline Townsend
Madeline is a senior at the University of Pittsburgh. She is pursuing a degree in Spanish and Global Studies, with a focus on the Latin American region. She plans to present an honors thesis on visual representations of the internal conflict that occurred in Peru between 1980 and 2000. She also studies Portuguese and Film Studies as minors and works as one of the Panoramas interns.