La Negociación Colectiva en el Primer Gobierno de Izquierda del Uruguay

October 12, 2016

En un artículo que publicamos en la revista Latin American Research Review analizamos los principales cambios realizados a los formatos de negociación colectiva ensayados en Uruguay a partir de 2005, cuando asumió la presidencia Tabaré Vázquez, el candidato del Frente Amplio. Vázquez lideraría el primer gobierno de izquierda en el país.1   

La convocatoria a Consejos de Salarios retomó los procedimientos de negociación colectiva desmantelados luego de 15 años de políticas de corte neo-liberal, las que tuvieron un impacto negativo en la capacidad de acción del sindicalismo y en los marcos institucionales de la negociación colectiva. Los desafíos que se le presentaron al gobierno de izquierda en este plano fueron múltiples, y difícilmente puedan ser resueltos en el mediano plazo. Una de las dificultades de este proceso fue la de poder construir un modelo de relaciones laborales que apareciera como alternativo a la propuesta neoliberal, pero que no implicara necesariamente la restauración de formatos que respondían a la época del período sustitutivo de importaciones y al estilo de desarrollo “hacia adentro” de los años 50.

Las dificultades más importantes de los modelos anteriores se pueden resumir en la escasa institucionalización de los procedimientos de negociación, la debilidad de los acuerdos colectivos, las desigualdades en términos de representación de intereses, los problemas de articulación entre la negociación por rama y la negociación por empresa, y los escasos avances en términos de enriquecimiento de la pauta salarial, lo que significa que la negociación colectiva no incorpora las nuevas temáticas ligadas a los procesos de reestructuración productiva.

Las modificaciones que se introdujeron a partir del año 2005 fueron  la ampliación de la cobertura al sector rural y a las empleadas domésticas y el desarrollo de un marco normativo para dar un respaldo formal a los procesos de negociación. El primer punto saldó una deuda con dos sectores históricamente excluidos de la negociación colectiva, pero no modificó  sustantivamente el formato de negociación.  El desarrollo del marco normativo, en cambio, estableció avances sustantivos con respecto a formatos anteriores, en la medida en que generó las condiciones para superar la escasa institucionalización que tuvieron históricamente los anteriores procesos de negociación colectiva.

La experiencia de negociación colectiva más próxima en el tiempo, es decir, la que se desarrolló en el período 1985-1989, mostró grandes dificultades para establecer reglas de juego aceptadas y respetadas por los actores. La informalidad jurídica, el cuestionamiento constante a los procedimientos establecidos, tanto por parte de los empresarios como de los trabajadores, las críticas a la actitud “dirigista” del Estado por parte de los trabajadores, la permanente amenaza de retiro de la negociación por parte de los empresarios, la firma de convenios que no respetaban las pautas establecidas por el Poder Ejecutivo, fueron, entre otros, jalones que pautaron ese proceso de negociación y que indican las dificultades para construir reglas de juego compartidas por los actores laborales.

Estas dificultades fueron menores en el proceso iniciado en el año 2005. La mayor formalidad jurídica que respaldó este proceso, a diferencia del anterior, permitió también construir un conjunto de normas informales que sustentaran la nueva institucionalidad jurídica. Los actores, a su vez, se mostraron más dispuestos a aceptar los procedimientos establecidos y a respetar los acuerdos alcanzados. La percepción del rol del Estado en la negociación también fue evaluada  mayoritariamente como más positiva que en el período anterior, en la medida en que jugó un papel más neutral en los procesos de negociación. Sin embargo, en este plano, ciertos niveles de desconfianza se mantuvieron, aunque muestran signos opuestos. En el período 1985-1989, los mayores niveles de desconfianza con respecto a la actitud neutral del Estado en la negociación las encontramos entre los trabajadores, en el marco del gobierno de un partido tradicional. En el período 2005-2009, los mayores niveles de desconfianza los encontramos entre los empresarios, en el marco de un gobierno de izquierda. Estos datos son indicadores de las dificultades para construir un sistema de relaciones laborales autónomo, que se independice de la dinámica de los partidos políticos y de la rotación de gobierno.

El formato de negociación colectiva implementado a partir del año 2005 superó muchas de las limitaciones históricas de los formatos anteriores, aunque plantea algunas interrogantes hacia el futuro. La promulgación de nuevas leyes sobre negociación colectiva generó las condiciones para desarrollar un sistema de relaciones laborales más sólido y permanente, pero no las asegura de por sí. El desarrollo de mayores relaciones de confianza entre las partes, de reglas de juego claras y de culturas de negociación compartidas plantea tareas que tienen todavía un largo camino por delante. La adecuación de la negociación colectiva a las transformaciones productivas también plantea importantes desafíos a resolver, como la introducción de nuevos temas en la negociación colectiva y la articulación más clara entre negociación por rama y negociación por empresa.

Cambios en el Sindicalismo

El crecimiento del sindicalismo a partir de la convocatoria a Consejos de Salarios iniciada en el año 2005 fortaleció a la organización sindical pero cambió su perfil histórico. Los nuevos liderazgos sindicales están menos articulados con las organizaciones políticas, en particular las de izquierda, lo que conlleva un fuerte componente corporativo en algunos sectores del movimiento obrero. De todas maneras, estas tendencias se combinan con sectores que mantienen un estilo de acción más tradicional, aunque manteniendo distancias y fuertes espacios de autonomía en relación al gobierno de izquierda en el poder. Por otra parte, en los últimos tiempos se han desarrollado nuevos  sectores productivos, de alta calificación, que no han sido incorporados al movimiento sindical.  La relación con el gobierno es el eje de discusión de las distintas corrientes; la estrategia de cooperación adoptada en el primer gobierno de izquierda, puede dar paso a una estrategia de mayor cuestionamiento del mismo, en particular en lo referente a la profundización de las políticas de  redistribución de ingresos.

Por otra parte, la modernización de la producción rural introdujo un fuerte proceso de formalización que generó condiciones propicias, en términos laborales y contractuales, para el desarrollo del sindicalismo en el sector rural. Se incorporaron a los nuevos emprendimientos productivos amplios contingentes de trabajadores con escasa tradición de actividad sindical, fuertemente influidos por relaciones de tipo tradicional, en las cuales la separación entre trabajo y empleo no es tan nítida como en el mundo urbano. Al mismo tiempo, mantuvo, en muchos sectores, modalidades altamente tercerizadas de organización del trabajo, en las cuales la relación personal del trabajador con el contratista es decisiva en términos de condiciones de empleo. Esta compleja realidad contractual y social explica la persistencia de importantes dificultades para el desarrollo de la actividad sindical típica del mundo industrial urbano en las nuevas actividades rurales, en las cuales persisten las matrices tradicionales en sus relaciones contractuales y laborales.


Referencias:

1 Francisco Pucci, Soledad Nión, y Fiorella Ciapessoni (2014). "La negociación colectiva en el primer gobierno de izquierda del Uruguay." Latin American Research Review 49 (2): 3-23. Disponible en:

http://muse.jhu.edu/journals/latin_american_research_review/v049/49.2.pu...

About Author(s)

Francisco Eduardo Pucci Garmendia
Doctor en Sociología Universidad Lumiere Lyon II Profesor Titular del Departamento de Sociología FCS Udelar Integrante del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II Coordinador del Grupo de Investigación: Sociología de la Gestión de los Recursos Humanos, Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Universidad de la República